jueves, 26 de enero de 2012

Cuento de ciencia ficción: Despedida



Ha llegado por fin la noche de la Retirada, y el mundo entero está de fiesta.

El Ascensor Espacial, cuya columna central ya llega a cuatrocientos kilómetros de altura, está iluminado en toda su longitud con todos los tonos del arco iris, en una danza que nunca se repite, una sinfonía de color.

Sobre los cielos de la Tierra reaparecieron, nuevamente como por arte de magia, las setecientas naves de la flota Xhang. Hace doscientos años, cuando aparecieron por primera vez, nadie supo de dónde vinieron.
Hoy, quedando pocas horas para su partida, y a pesar de los esfuerzos de las mentes más brillantes de la Tierra, nadie sabe adónde irán.

Hace doscientos años...

Primero fue el atentado en Washington, luego, el bombardeo atómico a Teherán, y a partir de allí, en rápida sucesión, Tel Aviv, El Cairo, Damasco, Trípoli...
La locura se desencadenó, y las superpotencias activaron sus juguetes más peligrosos. Decenas de misiles balísticos salieron disparados de USA, Rusia, Ucrania, India, Pakistán. La humanidad toda estaba congregada frente a los receptores de TV, mirando como congelada las imágenes repetidas de lanzamientos múltiples, mensajes de Muerte del hombre al hombre.

Pero los misiles nunca llegaron a destino. Los pocos que estaban en las calles de las mayores capitales del mundo pudieron ver las naves Xhang materializándose de la nada. En un momento no estaban allí, y en el instante siguiente, a escasa altura, naves de kilómetros de longitud, más negras que la noche más negra.

Los Xhang tomaron las riendas del destino de la humanidad como si fuera lo más natural del mundo. En todas las pantallas del mundo desaparecieron las imágenes de cohetes, y su lugar la ocupó el hoy ya conocido por todos, Círculo de Xhang.

Con una voz cálida y natural, pero plena de autoridad, el Emisario Xhang comenzó a relatar a una Humanidad anonadada, su propuesta para el Plan de Desarrollo de Doscientos años.

La primera generación de seres humanos, aquellos cuya pesadilla de Holocausto nuclear fue reemplazada por el Plan, siguió las órdenes sin titubear.
Pero los años pasaron, generaciones nuevas aparecieron en su lugar, con muchas preguntas para hacer y poca paciencia para seguir un Plan que no habían diseñado.

Los Xhang tampoco ayudaban. Nunca se mostraron en público, jamás explicaron sus motivos, ni de dónde venían.
Su Consejo superior solía aprobar casi toda petición de presupuesto, pero aquellas que eran rechazadas lo eran en forma terminante y sin explicaciones.

Por eso, cuando el plazo de Doscientos Años llegaba a su término, y los Xhang reafirmaron su intención de retirarse una vez terminado el Plan, la mayor parte de la Humanidad recibió la noticia con beneplácito.

...

Y ahora miro los colores del Ascensor, y los mensajes de amor y paz dibujados sobre la Luna, y yo también levanto mi copa y me río de felicidad.
Son las doce de la noche, hora de Greenwich. No me di cuenta cuándo paso. La nave que estaba allí, ya no está.

Un escalofrío me corre por la espalda. No quise dejar que la pregunta salga a la luz, pero la pregunta es más fuerte que yo.
Bajo mi vaso, borro mi sonrisa, y la dejo subir a mis labios:

Qué va a pasar mañana?

Claudio Avi Chami

2 comentarios:

  1. Muy bueno, diría excelente...El fin del un fin y puede ser un comienzo para posterior fin, y así para siempre, pasará?
    Saludos.

    ResponderEliminar

hostgator coupons